martes, 28 de abril de 2015

CONTENIDOS DEL RETIRO DE CANTOS ARQUETÍPICOS CON COLIBRÍ DE ORO (Julio, agosto y octubre de 2015)

El Sistema de los Cantos Arquetípicos trae el conocimiento, la experiencia y el poder de la alquimia interior, el equilibrio entre la naturaleza masculina y femenina que habita en cada uno de nosotros, y el despertar del yo esencial, eterno y divino que en Realidad Somos.

Enraizados en principios y prácticas ancestrales descubriremos el canto propio del Héroe Legendario, de la Diosa Creadora y de la Pareja Sagrada que todos, cada uno a su manera, llevamos dentro.


. Ciclo de la Diosa Creadora





En este ciclo nos conectamos con la naturaleza femenina que habita en hombres y en mujeres, y que ha sido representada en la mitología de todas las razas y culturas en el arquetipo de la Diosa Triple, la Diosa creadora o la Diosa Luna. A través del canto, del sonido interno y de la expresión mitopoética, nos sintonizamos con su movimiento cíclico, cambiante y fluido, reconociéndola dentro de nosotros en cada una de sus fases como Diosa Oscura, Doncella, Madre y Abuela Sabia. Éste es un espacio sagrado donde honramos el poder de la energía lunar y su influencia en nuestra vida, muriendo y renaciendo en su vientre primordial hasta darnos a luz a nosotros mismos.


• Ciclo del Héroe Legendario


  
En este ciclo nos conectamos con la naturaleza masculina que mora en mujeres y en hombres, y que ha sido representada en la mitología de todas las razas y culturas en el arquetipo del Héroe legendario, cuyo ciclo mítico comprende el Padre, el Visionario, el Chamán y el Rey. Recorrer la aventura del héroe interior nos lleva a reconocer nuestro propio heroísmo y a crear nuestra propia leyenda. Nos conectamos con la energía solar descubriéndonos como el caminante que acude al llamado a iniciar la aventura de su propio destino, como el chamán que cruza el umbral de lo desconocido para entrar en el reino de lo eterno y ser iniciado, y finalmente como el gobernante que retorna al mundo dueño de su fuerza esencial, de sus propios dones y de la medicina que le ha entregado el camino, para compartirlos con su tribu, bajo la guía y la orientación del Padre Creador.



• Ciclo del Ser Andrógino o la Pareja sagrada interior.



En este ciclo se encuentran el Héroe Legendario y la Diosa Creadora que habitan en nuestro corazón; juntos recorren una historia de amor única e irrepetible, mostrándonos cómo es la relación entre la naturaleza femenina y la naturaleza masculina que llevamos dentro. Nos descubrimos en el vínculo entre Padre y Diosa Origen, Doncella y Visionario, Madre y chamán, y Abuela y Gobernante para finalmente fusionar la pareja sagrada en la Diosa del Amor. Éste último arquetipo, también presente en la mitología de todos los pueblos, representa la unión sexual amorosa entre hombre y mujer, la energía primordial de la creación, la androginidad y el despertar del ser íntegro, completo y total que en esencia somos. Es un camino para hallar la poesía y el éxtasis permanente dentro de cada uno.



¿Qué es un arquetipo?

En las sociedades antiguas los arquetipos eran instrumentos pedagógicos, con los que se enseñaba a hombres y mujeres a descifrar el sentido de sus experiencias, a aceptar y respetar sus obligaciones con la comunidad y a dialogar con la divinidad. A partir de esta comprensión íntima de los arquetipos, las personas construían sus propias identidades individuales.
El primero en hablar del arquetipo como concepto fue el psicólogo C.G.Jung, quien lo definió como patrones de existencia o esquemas básicos de conducta internos-innatos y latentes-, que se hallan arraigados en el inconsciente colectivo.
Siguiendo a Jung, varios investigadores, entre ellos Joseph Campbell, estudiaron los diferentes arquetipos desde la mitología universal, ya que ésta narra las historias arquetípicas y evoca sentimientos e imágenes que integran la herencia humana.
Diosas y héroes son, por tanto, fuerzas poderosas invisibles que modelan la conducta e influyen en las emociones y que también interactúan, afectando a cada hombre y mujer individualmente. Conocerlos es una enorme fuente de poder personal, puesto que los arquetipos son potenciales: partes de nosotros mismos que podemos desarrollar para crecer y vivir de acuerdo con lo que realmente somos y queremos, experimentando así la dimensión sagrada de nuestras vidas.
El objetivo es que la persona adquiera la capacidad de utilizar el arquetipo  más adecuado en cada situación y conseguir armonizar a las diosas y/o héroes, que no son más que partes de uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario